47.- Tendencias en Dirección General y cambio transformacional

Regreso del verano con más interés y proactividad en proyectos de personas con impacto.

 

Tras el gran éxito de la jornada en Barcelona “Energía organizacional en acción: gestión estratégica y del cambio en el nuevo paradigma de los negocios” del 4 junio en el que congregamos entre 50-60 Directores Generales, hemos podido recoger el pulso directo desde la más alta responsabilidad empresarial.

 

Al regreso del verano constatamos tres tendencias claras en nuestro entorno empresarial en España:

 

  • Mayor interés y proactividad de la Dirección General en acometer cambios de calado en sus empresas y organizaciones. Más DG abren conversaciones, reflexiones, proyectos e inversiones para llevar a cabo cambios más allá de lo superficial o de la reestructuración para la supervivencia. Quizá al abrigo de las mejores noticias, perspectivas y resultados económicos, las empresas supervivientes levantan la cabeza y empiezan a mirar más allá del fin de mes. Parece que terminó la época del “no hacer nada”.
  • Foco en las personas. Posiblemente tras años duros en el ámbito de personas y tras haber hecho ya los replanteamientos estructurales y estratégicos, se produce un giro hacia las personas, como único motor verdadero del cambio y la rentabilidad. Esto significa inversión y presupuesto para proyectos de personas. Utilizar el presupuesto del 2014 hasta fin de año y plantear el 2015 con partidas para ello.
  • Mayor apertura hacia planteamientos innovadores. Existe un deseo y necesidad de hacer las cosas de forma diferente para obtener resultados diferentes. Muchos Directores Generales han puesto (en algunos casos han vuelto a poner) encima de su mesa conceptos como alineamiento y compromiso, estrategia, colaboración, nuevo paradigma, valores, cambio, transformación, energía organizacional y desarrollo personal.

 

 

No todas las empresas se sitúan en éste cambio. Algunos todavía esperan a que “los tiempos buenos regresen, o la situación mejore”, para seguir haciendo las cosas igual pero con mayor eficiencia; lo que perpetúa e incluso empeora (“más eficiente”) la gestión antigua, la mal enfocada para lo que ya hoy tenemos sobre la mesa.

 

Posted by

Permalink

Comments are closed.